Transmedia o la narrativa posmoderna

Muchas veces me he preguntado, como aficionado de la narración y el guionismo, si existe o está en proceso, una nueva tendencia en cuanto a narrativa.

Y es cierto, los elementos sobre los que se trabaja desde hace más de 2500 años son los mismos, aunque lo que ha cambiado enormemente, es la forma en que se utilizan, dando luz al fenómeno transmedia.

En pocas palabras, este fenómeno magnifica y hace complejas las narraciones del mundo del entretenimiento y el marketing, generando un entrelazado de historias, nutridas no solo por la mente del autor, sino también por la de los espectadores, o “prosumers” quienes la adoptan como propia y se convierten en guionistas de la misma. De acuerdo al artículo de Diego Rivera (2012) (no el pintor), la comunicación transmedia es un “proceso narrativo basado en un fraccionamiento intencionado del contenido y su diseminación a través múltiples plataformas, soportes y canales (offline y online)”, cuyo propósito es que cada medio cuente una parte específica y complementaria de la historia.

El ejemplo de Star Wars es el ideal, por ser el más viejo y el de mayor fama, y la prueba más clara de ello es que cuando queremos referirnos correctamente al fenómeno Star Wars en toda su extensión narrativa, lo llamamos Universo; ya no usamos el término saga, debido a que su trama se extiende no sólo a través de 7 películas, sino a través de los spin-offs (Rogue One, el más reciente), libros, cómics, series animadas, parques de diversiones, videojuegos, entre otros; que dan una auténtica sensación de encontrarse en un Universo, que narrativamente, se nutre a sí mismo de manera orgánica, lo que resulta en grandes beneficios mercadológicos como un engagement tremendamente sólido, ganancias exponenciales y pregnancia en el imaginario colectivo de una hasta varias generaciones que crecieron, ya no siendo solo espectadores, sino creadores de un Universo fantástico que seguirá dando ganancias por tiempo indefinido.

Este nuevo modo de narrar historias es el resultado de una catarsis tan bien lograda a través de factores humanos y generacionales que provoca un deseo del espectador de saber lo que pasó con el protagonista después de acabada la narración, la historia de un personaje secundario, o el “qué pasaría si… “ de algún hecho trascendental en la trama, o cualquier otro factor puede detonar un deseo que ahora puede ser expresado de manera eficaz a través de las redes sociales y resuelto por los diferentes medios de comunicación que ponen en contacto a las audiencias con los creadores, quienes ahora toman muy en serio los deseos de su público, transformándolos en nuevas historias que se adaptan al medio en el que se plasman.

Es así como funciona esta nueva narrativa digna de nuestros tiempos, que permite a los creadores de contenido y mercadólogos trabajar en conjunto, donde el arte de narrar y el éxito comercial no se oponen sino que se complementan, cada uno desde su trinchera.

Si quieren conocer más a fondo este fenómeno, les recomiendo el siguiente videoblog que cree a partir del Universo de Harry Potter para ejemplificar la narrativa transmedia, espero lo disfruten y les sea útil:

 

Escrito por: Marco Mondragón