Llámanos, escríbenos o toca nuestra puerta.


Calle Antilope N° 68, SM 20 Cancún México 77500

PUNKBLOG

Eureka

¿Qué es la creatividad y dónde se compra? [Texto Original]

En pocas palabras la creatividad no es más que la mejor solución a todo problema, y si se desea pagar por ella, puede conseguirse en casi cualquier esquina. Ya sea en la calle, pasando aquel semáforo en rojo o al final de un oscuro callejón de la mente. Aquel callejón inexplorado, por el que muy pocas personas se atreven a caminar, quizá porque temen tropezarse, atorarse y perderse, o porque creen que es tanto imposible como innecesario cruzarlo y por lo tanto deciden dar la vuelta, sólo para encontrarse del otro lado del callejón sin solución alguna.

Una manera simple de cruzarlo sin tropiezos y descalabros es quitando la incertidumbre de hacia dónde estamos avanzando. Para eso necesitamos un poco de luz y para encontrar el switch lo único que hace falta es implementar el proceso creativo, que si es llevado a cabo correctamente nos llevará a encontrar la iluminación, la famosa chispa creativa, el caricaturesco foco encima de la cabeza, la ¡eureka! de Arquímedes.

Pero ¿Qué es el proceso creativo? Para algunos es algo así como un secreto milenario perdido hace siglos en la Antigua Biblioteca de Alejandría, para otros tantos es un ritual ancestral en el cual se requiere prender inciensos relajantes y sacrificar varias ideas en ofrenda a las mismísimas musas. Para los que nos dedicamos a la industria de la creatividad no es más que un proceso, simple y llano, en el cual partimos de un problema que requiere una solución genuina, nunca antes vista, una idea Nueva: Edición Limitada.

Para llegar a dicha solución se necesita conocimiento, inherente en la cabeza de cada individuo que existe y ha existido en este planeta, conocimiento que se obtiene por varios métodos que hemos aprendido desde niños. El truco está en poder usar ese conocimiento previo para llegar a una idea que solucionará el problema de la mejor manera, la más eficaz, la más objetiva, la más sencilla, pero a la vez la más adecuada. Es por eso que la creatividad ha pasado de ser una actividad humana cotidiana a un bien intangible que ha forjado un sector profesional que se dedica a estudiar, perfeccionar y llevar a cabo los procesos creativos más asertivos para solucionar cualquier problema que se le pueda presentar a un negocio o una organización.

Ahí es donde la creatividad cobra valor, y por lo mismo, se debe cobrar a cierto valor monetario. Ya que si bien es intangible en la mente de los que se dedican a dicha industria, una vez que se transforma en un logo, un slogan, un anuncio o una campaña, la idea se convierte en parte inherente de la empresa. Se convierte en la luz del callejón, sin la cual el empresario, socios y empleados se encontrarían de vuelta en la banqueta, caminando con incertidumbre o esperando a que el semáforo cambie de color para poder llegar a la esquina siguiente y tocar la puerta de una agencia creativa.